Desde la Comunidad/ Hugo Zunzarren: “Sobre Inteligencia Competitiva (I)”

Hugo Zunzarren

Hugo ZunzarrenHoy en día resulta imprescindible para la empresa. Piénselo.

En un mundo tan interconectado como el actual, qué menos que nuestra organización pueda dotarse de un sistema que le permita la captación de información tecnológica (vigilancia tecnológica), de la competencia (inteligencia competitiva) o sobre marcas (análisis de e-reputación)

¿Qué pasa? Que como todo en esta vida, en torno a la figura de la Inteligencia Competitiva se producen fenómenos que nada tienen que ver con ésta. Es más, lo habitual es que existan ciertos prejuicios y fantasías propias de James Bond y su “Universal Exports”. Un último ejemplo al respecto es el artículo publicado recientemente por José Aguado en La Razón y titulado “Los espías se esconden en el trabajo”. Es más, creo que este tipo de noticia proviene más del desconocimiento que de la mala fe.

Por ese motivo, para evitar confusiones, me gustaría reflexionar en este primer artículo sobre aquellas precauciones que debemos adoptar en nuestra organización a la hora de establecer para nuestras empresas sistemas que nos faciliten la captación de información tecnológica (vigilancia tecnológica), de la competencia (inteligencia competitiva) o sobre marcas (e-reputación)

Esto resulta mucho más importante de lo que pudiera parecer en un primer momento. Que nuestra empresa cuente con un buen sistema informativo dice al exterior cuál es nuestra forma de trabajar y, sobre todo, si dentro de esa forma de trabajar seguimos una conducta o un código ético o; por el contrario, para nosotros todo vale.

Si nuestro caso es el de una organización profesional, lo más razonble es establecer un sistema automático de búsqueda de información que, sobre todo, deberá mantener en buen estado de funcionamiento con el sistema que está vigilando, esto es, con la fuente de información de la que se nutre.

En primer lugar, porque si se generan perjuicios a la fuente de in formación ya no habrá más información que recoger.

Segundo, porque corremos el riesgo de caer en una práctica ilegal que se puede asimilar a un ataque de cibercriminalidad que, desde luego, decimos bien claro que NO es parte de la Inteligencia Competitiva.

Finalmente, porque un buen sistema de vigilancia competitiva nos puede ayudar a prevenir ataques similares a nuestra organización, bloquear entradas y aumentar la seguridad, de forma que para el visitante será más difícil encontrar información.

En este punto, habría que subrayar una vez más que la Inteligencia obtiene la información de forma LEGAL y a través de lo que dejan otras personas de forma libre y (más o menos) consiciente. En ningún caso, repito, en ningún caso se obtiene información de forma fraudulenta: ni hackeando, ni por ingeniería social ni nada similar. Se obtiene y estructura información existente en la red que se analiza y pone en perspectiva. PUNTO.

¿Qué ocurre con la “información confindencial”?

Ahora, supongamos que, buscando en la red, encuentro un PowerPoint llamado Plan Estratégico confidencial de la repanocha EADS”. Ya veo al analista que lo ha encontrado salir corriendo con el pen drive en el que ha guardado el documento entre algodones gritando “¡Lo tengo, lo tengo!”.

Bien, eso nos ha pasado a todos, creo. Pero, ¿quién dice que ese documento emanante del dominio de www.idinteligencia.com colgado en algún lugar de la red es REALMENTE la versión definitiva del documento “Plan Estratégico confidencial de la repanocha EADS”?, o que no es un gambito inventado por nuestra mente perversa? o mil otras razones que invitan a no fiarse de semejante documento…

La información confidencial, o “negra”, según la terminología militar, no sirve para nada porque no es trazable. Cuando se obtiene información en Internet, habría que verificar y documentar las fuentes para poder asegurar en todo momento su proveniencia, pertinencia y fiabilidad. Vamos, como la vida misma. Porque si una información no es trazable u obsoleta, cualquier analista de IC que se precie hará con ella un logrado lanzamiento helicoidal a la papelera más cercana. O dicho de otro modo: clasificación vertical.

En este supuesto, la información confidencial NO SE DEBE USAR JAMÁS. Porque es ilegal, porque induce a errores si no es cierta y porque genera un problema de stockaje, de accesos confidenciales y de riesgo de fuga o compromisión para la organización que lo guarda como oro en paño (por ejemplo, el día en que un empleado cabreado lo cuelgue en scribd). ¿Les suena algo Wikileaks?

Si la gente supiera este axioma de la Inteligencia Competitiva, no asociaría esta disciplina al Espionaje Industrial tan alegremente. Por eso entiendo que resulta necesario realizar un poco de divulgación y promoción de lo que realmente es Inteligencia Competitiva, una herramienta que, sin embargo, insisto, puede resultar muy útil para la empresa en un mundo tan interconectado como el actual.

Pero eso será en mi próxima colaboración donde, además, trataré algunos de los aspectos jurídicos que deben regular el uso de nuestro sistema de captación de información.

Hugo Zunzarren es un profesional navarro que desarrolla labores de Dirección Técnica en la empresa Id Inteligencia, de Madrid.

2 pensamientos en “Desde la Comunidad/ Hugo Zunzarren: “Sobre Inteligencia Competitiva (I)”

  1. Pingback: Inteligencia Económica: El valor de la Monitorización « id Inteligencia

  2. Pingback: Inteligencia Económica: El valor de la Monitorización id Inteligencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>